Cómo volver loco a tú hombre en la cama..!!



QUE HACER CON  TÚ HOMBRE DESNUDO?























Cómo volver loco en la cama a cada signo
Descubre las preferencias de cada signo en los juegos de seducción que anteceden al “gran final".

Cómo seducir a Aries
 El signo del carnero tiene como elemento al Fuego y, precisamente, si debiéramos usar una sola palabra para describir a Aries, ésta sería, sin dudas, calor.

Las personas nacidas bajo este signo son apasionadas y poseen una energía roja y caliente, que suele ser irresistible.

Cómo seducir a Tauro

El Toro, como es apropiado para un signo de Tierra, es un individuo versado y dedicado, y esto no debe asociarse para nada con la palabra “aburrido”. Recuerda que los Toros pueden tener gran resistencia —en todo sentido—.

Cómo seducir a Géminis

Describir a los Gemelos como volubles es más que pertinente en lo relacionado al dinero. Géminis se encuentra en constante movimiento, un torrente de viento que es característico de todos los signos de Aire.

Por eso, siempre están moviéndose, buscando, aprendiendo, y el cansancio rara vez les afecta.

Cómo seducir a Cáncer

El hogar es donde se halla el corazón de Cáncer, un gran cultivador y protector de la familia, el hogar, y la tradición.

Este signo está regido por la Luna, y las emociones del Cangrejo a menudo oscilan con el ciclo de esa órbita brillante.

Cómo seducir a Leo

El León romántico y creativo domina la Casa del Placer en el zodíaco, asegurando que cualquier jugueteo incluya tanto delicias sensuales como sensoriales.

El León juguetón ama la diversión y es un animal sumamente social. Si Leo puede exteriorizar sus fantasías en un escenario público —e incluso privado— mucho mejor.

Cómo seducir a Virgo

Al ser el Signo del Servicio, uno de los roles favoritos de Virgo es ser útil para sus amigos y amantes.

El nativo industrializado, eficiente, y siempre organizado, raramente tendrá problemas para ponerse a disposición de alguien en necesidad. Para Virgo, una noche de regalos deliciosos será un verdadero banquete.

Cómo seducir a Libra

Libra, el signo de la balanza, reverencia el equilibrio y la armonía por sobre todas las cosas.

Si esto puede conseguirse con un compañero/a, será mucho mejor para Libra, que rige la Casa de la Vida en Común y que se deleita cuando las cosas se hacen de a dos.

Cómo seducir a Escorpio

Regir la Casa del Sexo puede ser tanto una bendición como un martirio, y mucho depende de cómo el astuto Escorpión se las rebusque con esta carga erótica.

Aquellas criaturas místicas y mágicas nacidas bajo el signo de Escorpio son rápidas a la hora de canalizar su energía, fuerza y poder sin refinar en una exploración de las emociones y la sexualidad de su amante.

Cómo seducir a Sagitario

El signo del Arquero domina la Casa de la Filosofía, algo que habla en cantidad acerca de estas almas inquisitivas y ávidas de conocimientos.

Los nativos de este signo son buscadores de la verdad, concentrándose intensamente en aprender sobre sus amantes y explorar sus sensaciones profundamente.

Cómo seducir a Capricornio

Las abejas obreras del zodíaco son los nacidos bajo el signo de Capricornio. Sí, estos individuos, ambiciosos y determinados, están dispuestos a hacer lo que sea necesario para conseguir lo que quieren.

Desde luego, esto suena interesante si lo llevamos al plano del amor, especialmente si el objetivo de este amante es hacerte suspirar como nunca antes.

Cómo seducir a Acuario

La Era de Acuario y las exploraciones futuristas que trae a la mente están en sincronía con aquellas personas nacidas bajo este signo.

Acuario es un amante dedicado, generoso y visionario, capaz de encontrar la belleza en la amistad y en el logro mutuo del compartir ideales.

Cómo seducir a Piscis

Regir la Casa de lo Inconsciente es algo que dice mucho acerca del mundo en el que viven los nativos de este signo. Para ellos, es siempre atractivo un estado de ensueño en el que algunos secretos deliciosos son escondidos del amante de turno para luego ser revelados en el momento adecuado. Piscis disfruta alternando entre estados de consciencia e inconsciencia —este último es el mejor para desarrollar el romance en su mente intensa—.

Segun NOSOTRAS aqui tenemos unos pequeños extractos que pueden ser utiles (o no) a la que quiera conseguir su hombre, y a la vez, graciosos para nosotros, que sabemos si son ciertos o no ;)
Los hombres detestan:
Que hagan el amor con maquillaje
Que no sepan besar
Que se pongan caprichosas o quejosas en la cama.
Que sean descuidadas con su vestimenta y en especial con su ropa interior.
Que hablen maravillas sobre sus ex parejas
Que acepten tener una relación sexual por hacerles “un favor” a ellos.


casal2.jpg Sensual image by Senhoritadanoite



















20 Claves para dejarlo sin aliento:
La gallinita ciega: véndale los ojos con un pañuelo de seda y que no sepa por dónde esperar tu ataque. Se tendrá que concentrar en lo que siente y el jueguecito en cuestión lo pondrá cardíaco. No te prives de nada, bésalo y acarícialo por donde menos lo espere.

La dulce espera:
 la intensidad del orgasmoes directamente proporcional a la excitación. Pues tortúralo parando en seco cuando esté a punto de alcanzar el clímax de placer. Al principio tal vez se queje, pero después de dos o tres veces de haberlo sometido a esta “dulce” tortura, cuando finalmente dejes que toque las puertas del placer, la sensación será mucho más intensa y profunda.
El espejismo de placer: una imagen vale más que mil palabras, ¿no?. Pues pon un espejito mágico cerca de vuestro lecho para que los dos puedan controlar de cerca sus movimientos y disfruten de la versión de sus cuerpos enlazados por la pasión.
Amor culinario: ¿te acuerdas de la escenita de Nueve semanas y media en la que empiezan a mezclar sexo y comida? Pues márcate un punto y decora tu sexo con su postre preferido. Otra sensación muy gustosa es extender crema por sus labios y besarlo así. La textura hará que el contacto sea realmente inolvidable.
¡De aquí no te escapas!: una vez que esté en tu interior, contrae tus músculos vaginales. Esta sensación multiplicará su placer. Puedes jugar a contraer y dilatarlos cuando esté dentro tuyo. Hay doctrinas hindúes que aseguran que así, sin más movimiento, se puede llegar a alcanzar el orgasmo. Seguramente no llegarán a tanto, pero será divertido y aumentarás su placer. Para perfeccionarte en esta técnica puedes hacer gimnasia vaginal, es decir contraer y distender los músculos de esta zona. Es un ejercicio sencillo que puedes realizar en cualquier lugar y que, además, mejorará tu orgasmo.
Atame: Átalo a tu cama. no se trata de un sentido figurado, sino literal. Utiliza pañuelos para sujetarlo a tu cabecera impidiéndole que se mueva mientras tu decides como enloquecerlo. También puedes jugar, hacerlo esperar tus caricias hasta la exasperación, rozar su cuerpo con tus pechos…no hay tortura más dulce que esta.
Piérdete en su pecho: ellos se pasan el día especulando con nuestros pechos, su volumen, su forma, etc. En cambio, nosotras parece que a veces ni nos fijamos en que ellos también tienen. Sus pezones son una zona de alto voltaje que aceptará de buen grado cualquier tipo de caricias, sobre todo cuando están excitados.
¡Ropa fuera!: desnudarse es todo un arte que puedes perfeccionar montándole un striptease. Si lo hace, no te apures, desnúdate con calma, acariciándote el cuerpo, haciéndolo esperar cada prenda y con música de fondo.
Arroz a la cubana: ¿has oído hablar alguna vez de la cubana? Consiste en masturbar a tu pareja con tus pechos. Para dicha práctica se ha de tener un considerable volumen torácico y habilidad en este difícil arte, por lo que no está al alcance de todas las mujeres. Pero acaríciale esa zona tan preciada de su anatomía con tus pechos, le regalarás un placer infinito.
Cuidarse es placentero: están de lo más animados y llega el momento de ponerle el preservativo. Haz que esa instancia se convierta en un juego más poniéndoselo con tu boca. Hazlo con mucho cuidado de no morderlo y colócatelo plegado en la boca. Luego se lo pones y se lo vas bajando hasta que quede perfectamente colocado. Si no eres una especialista en el tema ensaya con los dedos.
La búsqueda del tesoro: el perineo es la zona que va desde los testículos hasta el ano. Cuando está excitado se convierte en un lugar muy sensible. Presiónalo con suavidad y… arderá.
Excursión inolvidable: una vez hecho el movimiento anterior puedes rematar la jugada haciendo travesuras por su espalda. Aunque resulte difícil de creer, algunos expertos aseguran que el punto G está en el ano de los hombres. Caricias tentadoras y algo más, pueden despertar una parte poco explorada de su sexualidad.
Cuerpo a cuerpo: los masajes relajan, excitan y gustan. Si quieres que tu handicap como masajista esté por las nubes, utiliza tu cuerpo para hacerlo. Es el llamado “thailandés”, en el que la chica libera la tensión de su compañero con un masaje muy corporal.
¡Utilízalo!: Sus veinte centímetros pueden tener muchas más aplicaciones de las que imaginas. A parte de servir para lo que todas sabemos, también pueden ser una agradable forma de estimular tu clitoris. Puedes sujetarlo y pasarlo por donde tu sabes. Te excitarás hasta lo impensable jugando con él.
Zonas de alto voltaje: la oreja, el cuello, la nuca son zonas que pueden hacerle echar chispas. Un truco, para que tus caricias tengan mayor repercusión: prepara el terreno. Deja pasar tu cálido aliento por ellas y entonces sentirán aún más las caricias que le vas a obsequiar.
Juegos calientes: para romper la rutina no estaría nada mal disfrutar de un juego erotico. Los hay especialmente destinados a tal efecto, en plan Pirámide del amor, o también podéis improvisar un strip póker y después hacerle recuperar sus prendas de la mejor y más caliente forma que se te ocurra.
Al ataque!: lo mejor para conseguir un buen ataque es el factor sorpresa. Busca un sitio donde no se pueda imaginar que tú vas a tomar la iniciativa y demuéstrale de lo que sois capaz de hacer. Puedes proponerle hacerlo en el ascensor, en el mar o en la montaña.
¡Provócalo!: no hay nada más divertido que ponerlo en un compromiso. Si estáis en una cena, tu pie puede empezar a navegar entre sus piernas. Si vais en el coche y os detenéis en un semáforo, tu mano puede perderse en su anatomía… pero guardar el mejor momento para cuando estéis aparcados.
Teléfono Rojo: llámalo a cualquier hora para mantener una tórrida conversación. Explícale lo que le harías si lo tuvieras delante y lo que te gustaría que te hiciera. Si él no puede hablar porque tiene a alguien delante, pasa de todo y explícale con todo lujo de detalles lo que más deseas en ese momento.

Amazona de tu cuerpo, diosa de fuego
He logrado estremecerte al vaivén de mis caderas
Embrujarte al sonido de mi voz
Entre gemidos te envuelvo en mi pasión
Clavas tu pupila ante mis pasos
Ya es hora, ¡desnúdate ante mí!
Estalla la guerra de nuestros cuerpos
Arden las armas que son tus dedos,
Lucha por la conquista de las montañas,
De ese rio que brotara de ti
Y que la amazona beberá en señal de victoria
Rasgare tu piel, Serás mi fiel corcel,
Sentirás el fuego de amazona
Tu cuerpo será mi templo
Harás oración a volcán de mis deseos
Reverencia al fruto de mi vientre
Que es tu alimento
Amazona de la noche doncella de tu día.



Autor(a):
Cristina Molas





Suaves caricias
Revolución de emociones
Mariposas multicolores
Miel bañando nuestro cuerpo
Entre suaves caricias
Brotan los te quiero
En el suave vaivén
Me acercas al cielo;
Mi boca ansia beber
Tu dulce miel antes de
Quedamos sin aliento.


Amante de la noche
Dueño de mis pensamientos
Sonrisa secreta
De mi hombre inquieto
Mañana mi vida sin ti
Seria como un desierto;
Hagamos eternas las horas
Entre suaves caricias
Toquemos nuevamente
Nuestro cielo
Entre suaves caricias
Volveré a decirte
Cuanto te quiero.



Oh placer embriagador!
 Tus frases me enervan los sentidos
Suspiro y mi piel ansia tu presencia
Tu cuerpo en el mío
Siento tus gélidos gemidos
Oh placer embriagador!
Oh placer inexplicable néctar de los dioses!
En mis labios sedientos de ti
Oh amado mío, bésame acaricia mi alma
Suaviza con tus labios
La flor que abre sus pétalos para ti mi amor
Solo para ti.
Bebe el néctar de mi flor,
Como besa las flores el colibrí.
Acércate oh amado mío
Tu volcán se estremece no huiré de tus brazos,
Desborda tu río de lava ardiente
Bañando mi piel



Mulhercobertaderosasjpg.jpg WOMEN picture by barbhobo2
















TE ACERCAS A MI
Al despedirnos
Extraña sensación recorre mi cuerpo
Cuando tus labios se acercan a los míos
Escucho tu respiración tan profunda
Acaricias mi rostro, siento la calidez de tus manos,
Me miras como si desearas perderte en mis labios.
Detienes mi partida. Te acercas a mí sin más,
Me tomas en un suave abrazo.
Es entonces cuando siento como me pierdo en ti,
En tus labios, en tu roce. No puedo ni quiero evitarlo,
Siento nuevamente tu calor recorrerme esta vez más a prisa.
Sin pensarlo se me escapa un suspiro... mi piel arde,
Me sonrojo agitada,  Temo que mis pensamientos
Me delaten y descubras mis más ardientes anhelos.
Me despido alejándome en silencio.



















Sensual.jpg LIPS image by fastfilly89





Tómame sin miedo



Tómame sin miedo
Bésame con la mirada
Desprende una  a una
La prendas que cubren mi alma
Sin prisas, sin miedo
Lentamente que
Mi tiempo es tu tiempo.
Mi beso ardiente aviva
Tu deseo
Tómame sin miedos
Sin dudas, siente
Estremecer mi piel
Al sentir la tuya,
Bésame con la mirada
Recorre mi cuerpo
Con la humedad de tus labios
Tómame sin miedo
Que sin miedo me entrego
A ti en medio de estos besos.
Soñadora De Tiempo Completo
Autor(a):
Cristina Molas
Derechos reservados ©






http://images.paraorkut.com/img/lide/romantica_164146505_062.jpg







CON LA MENTE ABIERTA ... TODO LO POSIBLE....!!!






Sexo - Encuentra el punto G masculino







Al hablar del punto G masculino, nos referimos a la próstata. Una glándula del tamaño aproximado de una nuez, que los hombres tienen en el interior de su vientre, bajo la vejiga, que aporta una buena parte del contenido líquido del semen en cada eyaculación.
¿Es fácil localizar el punto G de los ellos?
Puede accederse a la próstata a través del ano. Introduciendo un dedo cubierto con un condón lubricado, y traspasando el esfínter anal, se llega al recto.
A unos cuatro o cinco centímetros de profundidad, en su pared anterior (la que mira al pene) se encuentra un abultamiento como de un centímetro de espesor que se corresponde con la próstata. Al explorarlo con el dedo se percibe que dicha glándula parece estar dividida en dos lóbulos, los cuales están separados por una línea central que se encuentra orientada verticalmente.
¡Ese es el llamado punto G masculino!
La próstata tiene terminaciones nerviosas que si se estimulan con una suave caricia, pueden provocar una erección. Sin embargo, eso no significa que el hombre esté psicológica y sexualmente excitado. Es una reacción refleja medular sin mayor contenido erótico.
Naturalmente, si una pareja ya se encuentra manteniendo un encuentro íntimo y él tiene una erección, con ese suave masaje puede conseguirse que la rigidez del pene se haga más firme. Lo que unido al estímulo que supone el propio dedo sobre el esfínter anal (rico en esas mismas terminaciones nerviosas), puede ocasionar un incremento del placer erótico del hombre.
A los hombres se les puede proporcionar más placer o uno diferente acariciándoles la zona anal y la próstata.



Tenga en cuenta
Cualquier masaje, suave o intenso que se haga en la próstata debe realizarse con sumo cuidado. Habitualmente esos frotes se realizan desde la periferia hasta la zona central. Exprimiendo la próstata de esa manera se puede conseguir la expulsión del líquido prostático similar al del semen.
Estos masajes se practican en las consultas urológicas y se emplean para analizar el líquido prostático. Pero la secreción que producen no se parece a una eyaculación propiamente dicha porque tiene un carácter más bien rezumante que de expulsión a presión.
Otra cosa, totalmente distinta es lo que sucede cuando se estimula simultáneamente al pene (sea por el procedimiento que sea) y a la próstata (que incluye siempre la estimulación del esfínter anal). En ese caso, se suman las sensaciones que se le proporciona al pene y la que se ocasiona en el esfínter del ano al intentar estimular la próstata. Y como resultado de eso, los hombres encuentran en esa actividad un valor sensorial añadido.
Existen ocasiones en las que el hombre se encuentra muy excitado y es posible que el masaje desencadene una contracción del músculo que rodea a la próstata, con lo que el líquido prostático se proyectará al exterior a presión, como sucede en las eyaculaciones.
También es posible que tales contracciones despierten de un modo reflejo las del resto de los músculos genitales masculinos (deferente, vesículas seminales, recto, pene) y estimulen el reflejo eyaculatorio completo. Dado que tales contracciones musculares suelen vivirse como muy placenteras, él podrá sentir sensaciones próximas al orgasmo o un orgasmo completo, según las circunstancias. Recuerde que no siempre es así… No se puede confundir eyaculación con orgasmo. La primera puede acontecer sin la segunda.
No todos son iguales
Es verdad que la sensación producida por el masaje de la próstata puede ser distinta a la de un orgasmo obtenido mediante el simple estimulo del pene. Y esa diferencia está dada probablemente (es un tema que aún no está suficientemente estudiado) por la intromisión ocasionada por el dedo que se encuentra introducido en el ano.
En definitiva, a los hombres se les puede proporcionar más placer o un placer diferente acariciándoles la zona anal y la próstata. Sólo en contadas situaciones la sola estimulación de su punto G ocasiona orgasmos.






Los puntos G masculinos: Te los mostramos uno a uno ¡


Atención chicas, porque aquí tenemos ni más ni menos que el manual de instrucciones del cuerpo masculino: a continuación encontraréis la forma más rápida de hacer que tu hombre llegue al clímax y se revuelque de satisfacción al experimentar estas sensaciones que sólo una conocedora avanzada de sus puntos G les puede provocar. ¿Te atreves a averiguarlo?

Es cierto, no sólo las mujeres cuentan con ese punto G tan famoso que las enloquece y que todos los hombres quieren explotar al máximo -de forma literal-. También ellos tienen sus secretos a la hora de encontrar el placer máximo en cada relación sexual. Sí, también ellos tiene Punto G, sólo que en su caso no es uno... ¡Son nueve!
1. Un punto G, el primero, está ubicado entre el labio inferior y la barbilla. ¡Quién lo diría! Esa pequeña curva entre el labio inferior y la barbilla, que habitualmente se pasa por alto, está llena de puntos de extrema sensibilidad. La forma de besar y estimular esa parte del rostro queda a merced de tu imaginación: no la olvides en los preliminares, le pondrás a cien!
¿Qué produce la estimulación del punto G en los hombres? Una mayor exitaciónorgasmos más intensos y una eyaculación más potente. Así que... manos a la obra!
La excitabilidad de ciertas partes del cuerpo humano tiene una explicación fisiológica totalmente razonable: son zonas que poseen gran cantidad de terminaciones nerviosas. Pero nada de esto tiene sentido (ni sensibilidad) si no se encuentra en acción el principal órgano sexual del ser humano (y no es el que tú te imaginas): el cerebro. El cerebro dirige y controla tu predisposición a un acercamiento sexual. Si tú estás preparada para mantener una relación, el cerebro trasmitirá esta sensación al resto de las zonas erógenas de tu cuerpo para que estén dispuestas a recibir cualquier estímulo procedente del exterior. ¿Sorprendida? 
Para excitar sexualmente a un hombre es necesario conocer sus zonas erógenas, si bien los genitales responden rápidamente a cualquier estímulo también hay otros lugares sensibles como la nuca, el pecho, el vientre y los muslos que no deben ser dejados de lado a la hora de las caricias.
2. La manzana de Adán
Cada testículo está formado por aproximadamente 1000 túbulos seminíferos en los cuales se producen los espermatozoides. En esos mismos túbulos se encuentran las células intersticiales que son las encargadas de producir las hormonas sexuales masculinas. Este punto es de sobras conocido, pero a veces se pasa por alto porque se buscan más otras zonas del cuerpo que tradicionalmente se acarician antes: se trata de los testículos, que con el poético nombre de la Manzana de Adán toman un sugerente papel protagonista con que sólo te lo propongas. Parece que no pintan nada o bien poco en el placer masculino... sin embargo, la famosa manzana de Adán es una especie de interruptor para el encendido de los genitales masculinos. Asegúrate de humedecer sus labios antes de pasarlos por la manzana de Adán de tu pareja. ¡Vibrará como nunca!

¿Qué es una zona erógena? Se dice que el órgano sexual más grande que tenemos los seres humanos es la piel porque ciertas partes de nuestra epidermis son altamente sensibles a la estimulación y capaces de producir muchísimo placer. Es a estas áreas a las que se denomina zonas erógenas. Las zonas erógenas son tan sensibles debido a que en ellas existe una red de terminaciones nerviosas que reaccionan ante el estímulo, sobre todo táctil. Y están donde menos te lo esperas...

3. El escondido hueso del tobillo, otro punto candente (y secreto!)
Casi nadie lo tiene en cuenta, tampoco. así que puedes ser la mujer que se lo descubra y nunca lo lvidará, palabrita. Y es que este rincón del pie aparentemente inofensivo también tiene una inmensa conexión con los órganos sexuales. Intenta tocar justo debajo del hueso del tobillo. Los resultados te sorprenderán a ti, pero mucho más a él.

El erotismo debe estar presente todo el tiempo en una relación, no basta con seducir en el momento de tener sexo y luego olvidarse hasta la próxima vez. Las caricias, los besos, las miradas y los juegos aún cuando no sean previos a la relación sexual mantienen el deseo despierto y la posibilidad de obtener más rápidamente la exitación sexual.

Cuando ya ha pasado esa primera época de descubrimiento, perdemos la costumbre de tocarnos, sentirnos y unirnos de manera que cada día conozcamos más el cuerpo de la otra persona. Si quieres romper con la rutina, sigue explorando sus puntos G tal como te los presentamos en este artículo:

4. El pezón, pellízcale ¡para que grite de placer!
Muchos hombres no aceptan que su pareja heterosexual los estimule en la zona anal (¿temor a que les guste y eso despierte fantasías homosexuales?), los bese en las nalgas o en las tetillas. Cuando se lo permiten disfrutan plenamente logrando altos picos pasionales. Como la manzana de Adán, el pezón masculino también es conocido pero poco utilizado a la hora de la verdad, ya sea por despiste o por falta de confianza en su potencial, nada desdeñable. Este punto es tan sensible en el hombre como en la mujer, así que ya sabes: si a ti te encanta que te lo estimulen, imágínate a él, menos acostumbrado.
Juega con ellos a hacer círculos con los dedos, a humedecerlos, soplar y frotarlos con la boca, a morderlos con suavidad...
Y un secreto: Antes del encuentro íntimo mantén en tu boca un pedazo de hielo hasta que tus labios se enfríen lo suficiente. El placer que él sentirá cuando le beses los pezones se multiplicará por cinco. Y el truco erótico sirve para cualquier zona.

5. Cómo no, otro punto G masculino está... escondido justo en sus zonas íntimas Ya lo sabes. Toda esa parte del cuerpo del hombre es extremadamente sensible, pero te vamos a ayudar a situar con aún más concreción el verdadero punto exacto que tienes que "tratar": se trata, en particular, del pliegue entre los testículos y el pene. Los sexólogos afirman que es también un punto de pasión muy poco explorado, así que apúntatelo en la lista de puntos a investigar con él y nos cuentas qué tal la experiencia.
Al contrario de lo que sucede con la mujer, que prefiere un preámbulo más extenso, el hombre es más acelerado. Sin embargo, retrasar el momento del clímax a partir de caricias y estímulos, le producirá un placer casi doloroso. Le gustará sentirlo, pero también recordarlo...Y es que si bien los 5 sentidos proporcionan comunmente la mayoría de los estímulos eróticos que recibimos, puede producirse excitación sexual sin que intervenga ninguno de ellos. La mente, en sí misma, puede proporcionar potentes estímulos sexuales a través de la imaginación, las fantasías, los recuerdos de un encuentro sexual placentero o anticipándose a una próxima relación sexual y proyectándo imágenes sobre como se va a desarrollar la misma.
Debido a la gran diversidad que existe entre los individuos, la exploración y descubrimiento de las zonas erógenas varia de persona a persona; sin embargo es, además de recomendable, riquísimo y delicioso explorar el territorio de cada amante hasta encontrar cada uno de sus puntos más sensibles y explotarlos no sólo en cada encuentro sexual, sino que incorporarlos a la dinámica de pareja. La exploración de las zonas erógenas se pueden realizar tanto solos como en pareja, y podemos hacerlo con ropa o sin ella.

6. Detrás de los testículos también hay todo un mundo de placer por explorar Para disfrutar plenamente del sexo y llevar a tu pareja a la máxima satisfacción sexual, es necesario que te olvides del pudor. Al fin y al cabo es un encuentro íntimo que quedará entre los dos y los hará volverse cómplices de nuevas y cada vez más atrevidas exploraciones. Si recibe un adecuado masaje, la próstata incita al orgasmo más intenso.Sin embargo, el hombre no puede estimularse a sí mismo tan fácilmente, ya que el punto está dentro del recto, por lo tanto será necesaria alguna colaboración...
Según los sexólogos, este punto ubicado justo detrás de los testículos y que llega hasta el ano también tiene numerosas terminaciones nerviosas que, al ser estimuladas, encienden la llama del placer. Acaricia ese punto por dentro y por fuera, con suavidad primero. Luego, en el momento del clímax, oprímelo más fuerte. ¡Lo llevarás al borde del orgasmo en unos segundos!

7. El miembro masculino, un entramado de sensaciones infinitoPor obvias razones, es uno de los puntos sensibles del hombre más conocido y estimulado durante una relación sexual. Lo importante, para aprovechar esta zona, es la variedad de las caricias. El masaje erótico es para "hacer desear", y por lo tanto las caricias en los genitales quedarán para lo último. Procura cambiar el ritmo y la intensidad de tus caricias teniendo en cuenta la gran variedad de sensaciones que puedes provocarle: no es un punto en sí, sino una vasta ramificación de puntos calientes que esperan tus investigaciones.
A manera de ejemplo podemos decir que algo muy excitante es estimular todas estas las zonas erógenas con la boca, lengua, dientes, aliento y labios; además de frotarlas o darles pequeños golpecitos (donde se pueda, ve probando con suavidad y si le gusta, aumenta la intensidad). Y no olvides los cuidados especiales de la escena de vuestra pasión:aunque parezca que los hombres no lo notan, poner en la cama un juego de sábanas con encajes es una sutíl invitación a un verdadero momento íntimo y placentero.

8. El placer del glande Durante la erección, las masas esponjosas del pene se llenan de sangre por la dilatación de las arterias que las irrigan. Estos tejidos al ensancharse presionan las venas impidiendo que retroceda demasiada sangre. Los cuerpos cavernosos llenos de sangre a presión hacen que el pene cambie del estado fláccido a erecto incrementando también su tamaño.Esta parte del cuerpo, el glande, se debe destacar como la de mayor sensibilidad. La excitación que produce en el hombre el estímulo de esta zona, no solo se debe a lo que siente sino a lo que mira. El hombre es visual. Su excitación se inicia a partir de lo que ve, pero como a todos los seres humanos, le encantan las caricias aunque, con frecuencia, no las pide.
Prueba a salir de la rutina y hacerle un masaje para sorprenderle, por mucho que te ruegue que sigas actúa como si se tratara de un "tratamiento médico". Las manos deben moverse en forma lenta y erótica ya que no se trata de un masaje terapeútico sino de un masaje eróticocuyo fin es causar excitación sexual. A medida que se va avanzando por el cuerpo hay que observar cual de los movimientos que estamos realizando con las manos, están produciendo mejor respuesta en la otra persona. Y no nos quedaremos en esa zona pero volveremos a ella cada pocos segundos.

9. Y el gran punto G masculino está en... el perineo Sí, tal como lo lees. También se le llama el frenillo. Se trata de la piel que une los genitales con el ano. Éste es un punto al que se le presta poca atención pese a que, biológicamente es considerada como la zona de la fascinación del hombre. Si quieres volverle loco por tus caricias, mima esta parte y procura no olvidarla jamás.
La espalda y los hombros son otras dos áreas altamente sensiblesque reaccionan a todo tipo de estímulos: cosquillas, masajes, leves rasguños, suaves golpes, fricciones, etcétera.
Y por último, recuerda que para un buen masaje de esta zona se pueden mezclar unas gotas del aceite esencial elegido con alguna crema ya que los aceites esenciales no es conveniente usarlos solos sobre el cuerpo porque pueden ser irritantes. Entre los aceites con mayor poderafrodisíaco encontramos el de jazmín, vainilla, anís, rosa, Ylang Ylang, clavo, hierba buena y jengibre.












Una serie de reglas y pasos a seguir de como deberia funcionar el amor en la cama,y se que muchos hombres se sienten identificados de la manera que suelen tratar a su pareja en un momento tan sublime como ese.


Pero hacer el amor  va mas alla de reglas y parametros,hacer el amor es algo unico e irrepetible y primordial en el buen funcionamiento de la relacion amorosa.
Aqui les traigo algo sobre lo que significa realmente "Hacer el Amor". Espero les guste tanto como a mi.
Hacer el amor... hacer el amor es como estar naciendo. Es amanecer en todo el cuerpo. Es no tener pasado ni recuerdos. Es ceñirse a la piel que enguanta la carne estremecida, el grito, el mar bullente, las rítmicas oleadas de la sangre, la torva oscuridad de los abismos, las barcas sin amarra, la lava del volcán, el rosal florecido, la voz ronca que murmura palabras sin sentido.
Es replegar las alas y acortar los vuelos, aplastar violentamente la tierra con nuestro peso.
Es circunscribirse exactamente a los límites de nuestro propio dibujo, sin salir ni un milímetro de ese contorno que todo lo aprisiona y lo contiene.
Que entren las explosiones, no que salgan.
Que los caminos huyan hacia adentro. Que el deseo sea red de trama muy cerrada que no permita que los peces huyan. Que los aprisione, vivos, en movimiento, relucientes. Que haga bajar las estrellas, que las estrellas pongan luz en cada célula.
Que el cielo baje, todo el cielo. Y que el infierno suba y crezca, como un bosque brotando lentamente en ese cielo.
Hacer el amor es estrenar las ansias, es convertir caricias y los cinco sentidos en algo nuevo, nunca antes usado. Es abrir a golpes de machete un camino en medio de la selva enmarañada, acelerar la savia de las plantas y agigantarlas.
Es ver por primera vez. Oír por primera vez. Tocar por primera vez. Oler por primera vez.
Sentir por primera vez el gusto agridulce de la transpiración y los jazmines. Que cada vez sea la primera vez, como un ciclo que empieza, como comienza el día y como comienza las cuatro estaciones.
Hacer el Amor es multiplicar por dos todo lo bello, lo mágico, lo bueno, lo creativo. Y es dividir por dos todo el dolor.
Es darlo todo y esperarlo todo.
Es tener la generosidad más exagerada y a la vez el egoísmo más atormentado. Es que el otro sea tu, y tu el otro, y ambos sean sabios, sepan de qué manera y con qué ímpetu se puede lograr la unidad perfecta. Cuáles son las palabras del mantra secreto que les salvará la vida, que les disolverá la angustia y el miedo.
Es la sed del desierto interminable. Y es, de pronto, la jugosa fruta que la abreva.
Es ser cántaro y canto, playa quieta y tormenta, lámpara y relámpago. Suavidad de satén, aspereza de tronco, huracán y silencio. Juego sereno, caballo desbocado, vértigo. Escalar altas cúspides.
Descender hasta el fondo del océano. Marearse entre nubes y medusas.
Es explotar el otro cuerpo viéndolo hermoso, aunque no sea hermoso, porque lo que lo vuelve hermoso es lo que se siente, lo que hace vibrar, estremecerse, lo que te hace sentir, lo que te brinda. Hacer el amor es vencer a la muerte, relegarla, perderle la pavura y el respeto.
Es concentrarse en el sentir del otro como el verano se concentra para hacer las ciruelas. Es ser un puerto al que los barcos llegan. Es el camino que nos trae de regreso.
Es creer y quitarse de encima las costumbres y los perjuicios para poder ser otra vez niños.
Es poner las dos manos para detener todas las flechas que fueron disparadas. Saber que la puerta está abierta, pero nos quedamos. Y nos quedamos porque el amor nos necesita y lo necesitamos, porque el encuentro de dos seres que se aman es el verdadero milagro, el más difícil, el más importante.
Hubiéramos podido cruzarnos por ahí sin vernos, mirando hacia otro lado, distraídos...
O haber pasado a diferentes horas por el mismo lugar, o no haber pasado nunca... Y no nos hubiésemos encontrado. Tuvo que haber un "algo", un mandato divino, una muy bien estudiada casualidad, para que, entre los cientos de millones de habitantes del mundo, tu y yo coincidiéramos en el mismo lugar al mismo tiempo.
Y que tu supieras.
Y que yo supiera. Para que alguna vez los dos supiéramos... alguna vez, quizá, que hacer el amor es siempre un estreno, como enamorarse, y no subir, volar a las estrellas, sino traerlas a nuestra geografía imperfecta, para que las estrellas produzcan el luminoso incendio, el fuego purificador que transforma la carne en todo el cielo...





Normalmente se habla de volver loca a una mujer en la cama y algún compañero del trabajo me ha comentado que por qué no escribía sobre los hombres, que ya estaba bien de hablar siempre de nosotras. ¿Qué puntos tienen más sensibles y cómo activarlos? Supongo que estas preguntas me las hacían para que sus respectivas se pongan al loro, lean y practiquen. Pues nada, me he dicho que voy hacerlo y a ver qué sale de todo esto y qué opinan los señores que lo lean. Casi todos los hombres desean que sus parejas disfruten en la cama y su principal reto es satisfacerlas, algo que muchas veces no se consigue del todo, pues en las féminas el placer sexual incluye muchas variantes más distintas que en los hombres. Conseguir darle placer a un hombre es mucho más simple y menos romántico que en las mujeres. Los hombres se pueden excitar tocando cualquier punto de su cuerpo, pero su zona más sensible está en los genitales. Un buen regalo sería prepararle una experiencia que no olvidara en mucho tiempo. ¿Cómo hacerlo? No es complicado. Primero debes decidir qué es lo que quieres hacerle y si deseas que ese “regalo” culmine con la penetración. Muchos hombres son sensibles también al tacto en las orejas, cuello, pecho y tetillas. Aunque si son sinceros te dirán que lo que más les va es la caricia en el pene. No tienes que olvidar que si acompañas esas caricias con frases eróticas, resultará más excitante aún. No te cortes ni seas tímida y háblale de su pene, de lo que te gusta y excita tocarlo. Más no permitas que él te toque hasta que no esté verdaderamente excitado. No manipules ni el miembro ni el escroto de forma brusca, pues tus caricias han de ser suaves y tus movimientos delicados. Lo que más le gusta a un hombre es una mujer creativa y con imaginación en la cama, que no crea que está junto a un mueble. Así que úsala e invéntate cosas. Ejemplos: si tienes el cabello largo, dale un masaje por la espalda, pero sin usar las manos. Acaríciale los dedos de los pies y los glúteos. Ahora que llega el calor, recorre su cuerpo con un hielo. Puedes acariciar, pellizcar, morder con mucha suavidad cualquier parte de su cuerpo. Toma uno de sus testículos con una mano y oprímelo suavemente a la vez que con la lengua lames su pene. Algunos hombres sienten mayor placer al eyacular si se les oprime un testículo contra el otro. Innova en las posturas. No hay duda alguna que una cosa que les encanta a los hombres es la felación, que de sobra sabemos que consiste en chupar y lamer el pene y el escroto, con los labios, la boca y la lengua. La irrumación es una variante de la felación, pero en ésta ocasión el hombre es quien se mueve y está situado encima de la mujer o de lado. Luego está la variante del llamado “69”, que también satisface al caballero y a la mayoría de las mujeres. La penetración anal es una variante que también y que si se sabe hacer es muy satisfactoria. Pero no has de hacerlo tan sólo por complacer a tu pareja. Está claro que hay que estar relajada, predispuesta y usar lubricante y un preservativo. Hay que tener en cuenta que la paciencia es la esencia en este tipo de actividad sexual y que quizás sean necesarias varias sesiones para ir probando. No sólo para el cuerpo, pues la mente juega un importante papel en esta escena. Es necesaria la confianza en tu pareja, tanto en el plano emocional como en la habilidad y tacto que emplee. No hay que olvidar saber decir basta si no te gusta la experiencia. ¿Qué le gusta a un hombre de una mujer? pues lo mismo que a nosotras de ellos, es decir, que sean receptivos y naturales. Que tomen la iniciativa, que expresen lo que sienten y desean que les haga la pareja. En definitiva que muestren su pasión con palabras y gestos. Es así de sencillo. Feliz experiencia. 





Danzan Nuestros Cuerpos
A lo lejos escucho la música,
Aquí tan cerca esta tu cuerpo...
Lentamente tomamos el ritmo perfecto,
Nuestros cuerpos se acoplan,
Parecen entender los pasos
Que nos harán llegar al infinito.
Tus manos entrelazadas a las mías
Guían con suavidad la más exquisita
Pieza, la música aun más lejos,
Me pierdo en la sensualidad de la noche,
Tu respiración aunada a tus pasos
Me invitan al placer de nuestros roces.
Te alejas y sutilmente te acercas...
Danzan nuestros cuerpos ardientes,
Nos acompañan la música, esta copa de vino
Que nos invitan a probar lo prohibido.








love photos romantic sensual seductive lovers art
BESOS ARDIENTES
Siento ansias de tu boca
De esos besos ardientes que
Me recorren suavemente
Y siempre me provocan
Hasta hacerme estremecer.
Ven lléname de tus deseos,
Ven clávame hasta lo mas profundo
Tu existencia, tu ser
Ven lléname de tus locuras
mientras me ahogo en este mar de placer
Átame quiero ser tu prisionera..
tu piel mi cárcel y mi condena,
Clava tu mirada a la mía
Y así amémonos sin medida
Hasta el amanecer.
Soñadora De Tiempo Completo
Autor(a):
Cristina Molas
Derechos reservados ©
23 octubre 2009







RIOS DE AMOR
ImagenImagen
Ríos de amor brotan de tu piel
Y los bebo ardientemente
Con placer desmedido.
Mis mejillas se ruborizan al sentir
Tu lengua y tus labios ávidos.
Recorrer mi piel
Con ternura despeinas con tus dedos
Mis cabellos mientras al oído
Susurras palabras que encienden
Mas mi fuego.
Empiezan las brazas de la pasión
A encenderse, nuestros cuerpos ardientes
Se estremecen.
En suaves vaivén nuestra respiración
Es como un volcán a punto de hacer erupción
Dentro de mí, tus palabras erizan mis sentidos
Me estremecen de placer siento tu rio y mi rio
Fluir dentro de mí.
Extasiados en las ardientes brazas del amor.
Tu ternura cubre mi desnudez, tus besos de miel
Acarician nuevamente mi piel
La noche es joven y nos convertiremos en
Fuego otra vez.
ImagenImagen
Soñadora De Tiempo Completo
Autor(a):
Cristina Molas
Derechos reservados ©

20 octubre 2009





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada